Sin casa por Navidad.

Antonia y Javier necesitan una vivienda, un hogar que les evite el desarraigo y la marginación a esta pareja y a sus hijos de por vida. Sin embargo, el BBVA de Colmenar Viejo ha decidido dejarles sin casa por Navidad.
El factor sorpresa, es un arma habitual utilizada por la banca y con mayor sutileza por el BBVA situado en Los Arcos de Colmenar Viejo. A dicha entidad, no le ha importado sumir en la desesperación y la falta de respuestas a Javier y Antonia. Ha tenido que ser una jueza quien les haga comprender que no estamos dispuestas a pasar por alto la estafa de las cláusulas abusivas. La jueza , suprime tan sólo el interés de demora, y mientras esperamos su sentencia, esta familia necesita ahora el tiempo que les niega el banco y por eso apelamos a vuestra ayuda.
Este miércoles 17 de diciembre, si no lo impedimos, el banco subastará la vivienda de Antonia y Javier sin que los perjudicados conozcan aún el importe pendiente de su hipoteca. ¿Puede un banco entregar una vivienda al mejor postor donde vive una familia en estas condiciones?
Esa es la pregunta que desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca Sierra Norte hacemos al Ayuntamiento de Guadalix de la Sierra, al de Colmenar Viejo donde está ubicada la sucursal del BBVA, a los Servicios Sociales y Jurídicos que pagamos con dinero público en las administraciones locales y de la Comunidad de Madrid. En esta plataforma, la del colectivo de afectados por la hipoteca, lo tenemos claro.
La vivienda elegida por el banco esta vez se encuentra en la Calle Andrés Segovia , nº 5 de Guadalix de la Sierra. La deuda hipotecaria cuyo importe no ha podido ser desglosado ni justificado por la entidad, yace en la sucursal del BBVA de los Arcos de Colmenar Viejo. En ambas direcciones como en el Ayuntamiento de Guadalix de la Sierra, será bien recibida toda persona que quiera manifestar su apoyo a esta familia de cuatro miembros que sólo pide ya tiempo y las cuentas claras. Es decir justicia y compromiso, de quienes les han hecho creer que les concederían la dación en pago o el alquiler social.